Menopausia y andropausia.
Asistencia domiciliaria

Asistencia a domicilio en Vizcaya: menopausia y andropausia

12-09-2018Itsaso

¿Debemos conocer los detalles de la menopausia y de la andropausia para entender mejor a nuestros mayores? ¿Necesitas un servicio de asistencia a domicilio en Vizcaya para mejorar su bienestar?

Sofocos, cambios de humor, irritabilidad, dolor de huesos… y muchos más síntomas son los que, bien por nuestra propia experiencia, bien por haberlo vivido de cerca con algún familiar, sabemos que pueden llegar a nuestras vidas. Las consecuencias de la menopausia son más o menos conocidas en nuestra sociedad, pero no, sin embargo, las de la andropausia, término desconocido por una gran parte de la población de nuestros días. Si tú tampoco la has oído nunca, te interesará este artículo que combina ambos conceptos, menopausia y andropausia, con el fin de mejorar el bienestar de las personas mayores, hombres o mujeres de edades conflictivas que necesitan, en muchos casos, apoyo de familiares y cuidadores en su vida diaria. ¿Es el caso de tus padres? ¿Necesitas un servicio de asistencia a domicilio en Vizcaya?

La menopausia llama antes de entrar

La menopausia llama a la puerta mucho antes de detectarla con síntomas evidentes. De hecho, puede que una simple irregularidad menstrual pueda ser un indicio de menopausia. Así, puede que empecemos a sufrir dolores menstruales cuando nunca antes los habíamos tenido. Aunque pueden ser muchos los factores que provoquen estos síntomas, no estaría de más acudir al médico: cuando antes lo sepamos, antes podremos disminuir sus consecuencias. Es importante que no hagamos la vista gorda a estas irregularidades aunque todavía no hayamos alcanzado los 50 años, ya que puede que estemos sufriendo una menopausia precoz o, simplemente, puede que estén comenzando a aparecer algunos síntomas que después aumentarán. Pero tampoco nos llevemos las manos a la cabeza: puede que pasemos años con irregularidades hasta que lleguen a afectarnos los verdaderos síntomas.

Principales síntomas de la menopausia

Entre los principales síntomas una vez llegada la menopausia, los sofocos y sudores se llevan la palma, esas desagradables y repentinas subidas de temperatura que, muchas veces, no nos dejan dormir. Si a ello le sumamos que las alteraciones del sueño son otro de los síntomas de la menopausia, el descanso se complica. En tercer lugar, la piel tiende a perder elasticidad, a secarse con mayor facilidad y a sufrir picores, con mayor incidencia en la zona genital. Por otro lado, aunque nunca los hayamos sufrido con frecuencia, los dolores de cabeza o migrañas pueden aparecer y hacernos la vida imposible; también podemos perder pelo y que nos aparezca bello en la zona facial. Por último y como aspecto más grave, encontramos la pérdida de memoria y de concentración. En estos casos, quizá necesitemos suplementos alimenticios ricos en vitaminas y realizar ejercicios con frecuencia para agilizar la memoria y mejorar la capacidad de concentración.

Menopausia precoz, cuando se adelanta el reloj biológico

Evidentemente, los síntomas de la menopausia precoz son los mismos que los de la menopausia común, con la diferencia de que ésta última llega cuando tiene que llegar, inevitablemente, y que la menopausia precoz podemos encontrarla incluso antes de cumplir los 40 años. De hecho, un 1% de mujeres en España sufre menopausia precoz y, aunque sea una cifra muy baja, se trata de un fenómeno conocido y en plena investigación. Según los especialistas, la menopausia precoz ocurre cuando los folículos ováricos se reducen o pierden salud, dando como resultado folículos con atrofia en caso de sufrir defectos cromosómicos. Pero existen un gran número de causas que pueden adelantar la menopausia, tales como el consumo de medicamentos y drogas, con especial mención a la quimioterapia y a la radioterapia, las enfermedades autoinmunes y la extirpación de alguno o de ambos ovarios (a causa de tumores hallados en los mismos).

Andropausia, la menopausia sufrida por hombres

Es cierto, los hombres también sufren una especie de menopausia a la que se denomina “andropausia”. Se trata de un fenómeno progresivo en el que disminuyen las capacidades sexuales y las funciones orgánicas, debido a la disminución de la producción de testosterona en el organismo. Puede que, en cambio, sean los receptores de testosterona los que comienzan a fallar. Entre los 45 y los 55 años, es muy común que los hombres comiencen a presentar algunos de los síntomas que presentan las mujeres llegado el inicio de la menopausia: la ansiedad, el nerviosismo, el estrés, el deterioro óseo, la irritabilidad, los problemas circulatorios, los dolores de cabeza, el aumento de la sudoración, el aumento de arrugas en la piel, el aumento de la sequedad en la piel y en el cabello… Al igual que en el caso de la menopausia, la andropausia debe ser diagnosticada por un médico, con el fin de poner freno a muchos de los síntomas que se están padeciendo.

El 82% de los hombres sufren andropausia

A pesar del desconocimiento por parte de la sociedad, lo cierto es que, según los últimos datos, el 82% de los hombres llega a padecer los síntomas de la andropausia, y lo que es más, la cifra va en aumento. Este fenómeno suele comenzar sobre los 50 años, aunque a algunos hombres les llega a partir de los 60 o de los 65 años. En algunos casos, nunca llegan a presentarse los síntomas de la andropausia, o se camuflan entre otros muchos achaques de la edad, debido a una edad muy avanzada. En efecto, la andropausia es muy variable: puede que un hombre con bajos niveles de testosterona no sufra ningún síntoma, y otro que aún presenta unos niveles adecuados comience a sufrirlos.

Principales diferencias entre la menopausia y la andropausia

Aunque la mayoría de los síntomas que se padecen son los mismos en el caso de la menopausia y de la andropausia, como vamos comprobando, existen numerosas diferencias entre ambos fenómenos. Entre las más notorias, está la ausencia de fertilidad en el caso de las mujeres, ya que, con la menopausia, dejan de ser fértiles, mientras que los hombres pueden seguir siendo fértiles hasta edades muy avanzadas aunque presenten síntomas propios de la andropausia. Es decir, no se produce un cambio abrupto de tales características, sino que se trata de un proceso mucho más gradual que puede ir disminuyendo las capacidades sexuales en un 10% por década trascurrida. De hecho, como los hombres no presentan un periodo limitado, algunos especialistas se niegan a utilizar el nombre “andropausia”, y prefieren emplear términos como “declive andrógeno en adulto maduro”.

Los tratamientos y el problema de la automedicación

Es cierto que algunos de los síntomas de la andropausia pueden disminuir con tratamientos de testosterona, siempre bajo prescripción médica. Sin embargo, son muchas las personas que deciden automedicarse, sin conocer los riesgos que un nivel alto en testosterona puede provocar. Entre ellos, se encuentra el aumento del tamaño de la próstata, el aumento del número de glóbulos rojos, el aumento del colesterol… dando como resultado un mayor riesgo de sufrir un accidente cardiovascular. Si ya de por sí los adultos mayores aumentan las probabilidades de sufrir infartos, un tratamiento de testosterona no controlado puede agravar la situación. En el caso de las mujeres, sucede algo similar. La automedicación suele conducir al consumo de hormonas sintéticas (estrógeno y progesterona), a través de la llamada “terapia de remplazo hormonal” (TRH), cuyos efectos secundarios se han relacionado con el cáncer de mama, de endometrio y de ovario, además del riesgo de derrame cerebral, coágulos sanguíneos y ataques al corazón.

Prevenir los síntomas de la menopausia y andropausia

Como ocurre con las enfermedades, los síntomas de la menopausia y de la andropausia pueden prevenirse o disminuirse si llevamos una vida sana. Evitar el consumo excesivo de medicamentos, si es posible, y el consumo de otras toxinas como el alcohol y otro tipo de drogas, resulta indispensable para retrasar y disminuir estos problemas causados por la menopausia y la andropausia. Además, el ejercicio físico resulta fundamental, acompañado de una dieta saludable y un control de peso adecuado, siempre siguiendo las indicaciones de los profesionales. Por último y como hemos recordado más arriba, no olvidemos la importancia de los chequeos médicos regulares, así como prestarle la debida atención a algunas irregularidades. Entre ellas, si vamos más de 6 veces al día a orinar, si comenzamos a tener alteraciones significativas del sueño o si no nos da tiempo a llegar al baño.

Asistencia a domicilio en Vizcaya: en Bilbao y Getxo

En Domukea, empresa de asistencia a domicilio en Vizcaya (Bilbao y Getxo), te ofrecemos soluciones ante la inminente de necesitad de ayuda domiciliaria para alguno de tus familiares. Gracias a nuestro personal propio, podrás contratar un servicio de cuidado de personas mayores por horas sin preocuparte por buscar a la persona adecuada, por su contratación y por todos los demás quebraderos de cabeza que genera ser empleador. Si lo que necesitas es una persona interna que se encargue de atender a tu familiar de forma constante, cuenta con nuestros servicios de selección y gestión de empleadas de hogar, para que tus seres queridos estén siempre en buenas manos y tú no tengas que preocuparte por nada.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea